Ruta del antiguo barrio universitario de la Ciudad de México




Recorre los edificios a los que asistieron los primeros universitarios a tomar clases en América.

Karla Hernández Ordóñez

Ponte unos zapatos cómodos para recorrer los edificios a los que asistieron los primeros universitarios a tomar clases en América. Casonas, templos y edificios del siglo XVI, ubicados en el Centro Histórico de la Ciudad de México, fueron las sedes antiguas de las escuelas de Medicina, Minería, Odontología, Derecho, Economía y Artes plásticas. Después, en 1954, cuando se inauguró Ciudad Universitaria, todas estas facultades se trasladaron a la máxima casa de estudios, al sur del Distrito Federal.

Te invitamos a caminar o pedalear por las calles del antiguo Barrio Universitario. Los espacios están resguardados por la Universidad Nacional Autónoma de México; algunos siguen con su función académica, mientras que otros son museos, oficinas, o están cerrados por restauración.

  1. Real y Pontificia Universidad de México: En esta construcción de color amarillo con pequeños balcones, custodiada por el Templo Mayor y el Palacio Nacional, se creó la Real y Pontificia Universidad de México en 1551. Ante el caos de la administración en las colonias españolas, Fray Juan de Zumárraga solicitó al rey español Carlos V la fundación de una universidad. Dos años después se abrió la institución, pionera en América en las cátedras universitarias de teología, escritura, cánones, leyes, artes, retórica y gramática. Tras una inundación y problemas estructurales, el edificio se reconstruyó en 1743.

  2. Palacio de la Autonomía: A unos pasos, sobre la calle de Moneda, está la cerrada de Licenciado Verdad; al fondo se encuentra el edificio que albergó las escuelas de Iniciación Universitaria, Comercio y Administración, Odontología, Enfermería y Obstetricia, así como los planteles 2 y 7 de la Preparatoria Nacional. Algunos de los usos de este edificio han sido: claustro, cuartel militar, templo, convento de varias órdenes religiosas y colegio durante el porfiriato. Desde 2004 lleva el nombre de Palacio de la Autonomía, en conmemoración a los 75 años de la emancipación universitaria.

  3. Academia de San Carlos: Si sigues caminando por la calle de Moneda, en la siguiente esquina llegarás a una edificación de tabique color naranja que se construyó para albergar al Hospital Real del Amor de Dios en 1539. Casi 200 años después se convirtió en la primera escuela de arte del continente, así como en un centro de creación artística donde se impartieron clases de arquitectura, pintura, escultura y grabado (10 años antes estuvo en la Casa de Moneda). Se llama así en honor al rey Carlos III de España. Aquí nació el muralismo, el movimiento que representó a la mexicanidad en el siglo XX. Algunos de sus egresados fueron los artistas Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. Durante la Revolución, la Academia permaneció cerrada, luego se reabrió como Escuela Nacional de Bellas Artes y
    en 1910 se incorporó a la UNAM.

  4. Antiguo Colegio de San Ildefonso: Vamos a caminar un poco más por la calle de Correo Mayor, que luego se convierte en Carmen, para llegar a Justo Sierra. Frente a la zona arqueológica del Templo Mayor está el edificio barroco donde los jesuitas fundaron el Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo y cuatro seminarios: San Pedro y San Pablo, San Bernardo, San Miguel y San Gregorio. De la fusión de los tres últimos nació, en 1583, el Colegio de San Ildefonso. El edificio tuvo diversas funciones: cuartel, sede temporal de la Escuela de Jurisprudencia, de algunas cátedras de la Escuela de Medicina y cuartel de las tropas norteamericanas y francesas en 1847 y 1862, respectivamente.

  5. Antigua Escuela de Jurisprudencia: En la calle de atrás te vas a encontrar con el antiguo convento de Santa Catalina de Siena, donde en 1593 vivieron las monjas dominicas de Oaxaca.
    Fue aquí donde, en 1908, se estableció la Escuela Nacional de Jurisprudencia. Los primeros títulos que se expidieron fueron de abogado y notario, y las cátedras que se impartieron fueron derecho natural, romano, patrio y civil, penal, eclesiástico, constitucional y administrativo, de gentes e internacional y marítimo, así como principios de legislación civil, penal y economía política, procedimientos civiles y criminales.

  6. Museo de las Constituciones: Si continúas el andar por esta misma ruta, vas a llegar a la calle del Carmen; en la esquina verás una pequeña reja con jardín. Se trata del Antiguo Templo de San Pedro y San Pablo, construido por la Compañía de Jesús entre 1576 y 1603. Funcionó como templo durante 164 años.

  7. Palacio de la Escuela de Medicina: Vamos a acercarnos a la Plaza de Santo Domingo. Entre las calles de Brasil y República de Venezuela está el esquinado edificio del antiguo Tribunal del Santo Oficio, donde se condenaba a los herejes de la Nueva España. Es un edificio barroco mexicano construido en 1732 por el arquitecto Pedro de Arrieta, maestro mayor del Santo Oficio y de la Catedral Metropolitana. En 1842 fue sede de la Escuela de Medicina, hoy Facultad de Medicina de la UNAM.

  8. Antigua Escuela de Economía: Esta casa fue construida entre 1902 y 1904 por el arquitecto Manuel Gorozpe. Aquí vivió Rafael Ortiz de la Huerta y Flores, banquero fundador del Banco Mercantil de México. En 1988, los ex alumnos de la Facultad de Economía adquirieron el edificio para donarlo a la UNAM el 31 de marzo del siguiente año. Actualmente, en este recinto se imparten cursos de idiomas a cargo del Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras de la UNAM.

  9. Palacio de Minería: La construcción se realizó entre 1797 y 1813 por el arquitecto valenciano Manuel Tolsá para albergar al Real Seminario de Minería. Más tarde fue laprimera Escuela Nacional de Ingenieros. El edificio aún conserva espacios que el público puede visitar, como la Biblioteca Antonio M. Anza, la Antigua Capilla y el Salón de Actos, donde se realizó la última reelección del presidente Porfirio Díaz.

  10. Antiguo Templo de San Agustín: Esta obra es una de las primeras construcciones de la orden de los agustinos. Su gran iglesia, con varias capillas, estuvo en funciones casi 100 años, hasta 1676, cuando un incendio destruyó todo menos el convento. Aquí, en 1867, se estableció la Biblioteca Nacional de México, que más tarde se vinculó a la UNAM. 
    El edificio de San Agustín sufrió daños durante los sismos de 1985, así que se construyó un anexo para este acervo en las actuales instalaciones de la Biblioteca Nacional de México, en Ciudad Universitaria. Hoy día el edificio está cerrado.

Foto: Héctor Pineda.