Consejos para iniciar una vida fitness. Parte 3.




Accesorios para ejercicio

Daniel Kanthor

  • Mancuernas:

Existen las de peso estándar o las que tienen posibilidad de añadirles peso. Flexionar los brazos con ellas, apuntando hacia los hombros, desarrolla y tonifica los bíceps. Hacerlo con los antebrazos apuntando hacia abajo, trabaja los tríceps.

Es mejor asesorarse de un entrenador para definir el peso inicial y el número de repeticiones. Y sus usos no tienen fin: levantar los brazos desde la pelvis hacia la línea de los hombros, en un ángulo de 90 grados, desarrolla la fuerza general en brazos y hombros, además de esculpirlos. Si queremos fortalecer la espalda y la región deltoide, podemos inclinar el cuerpo sobre una silla mientras dejamos caer cada brazo hacia el suelo, luego recogemos nuevamente hasta la altura del tronco y volvemos a dejar caer. Hacemos un par de repeticiones de 10 movimientos cada una y después pasamos al otro brazo.

  • Pesas o barras largas:

Añadiendo el correspondiente peso a ambos lados de la barra, se puede trabajar el pecho, flexionando y recogiendo los brazos, alejándolos  del  tronco  para  volver a atraerlos. Puede realizar este ejercicio de pie, pero si lo hace acostada sobre un banco y alarga o acorta la distancia de los brazos entre sí, logrará diferentes movimientos que tonificarán diversas partes del torso superior.

  • Balones de estabilidad:

Aunque la mayoría de los aparatos para ejercitarse en casa se pueden doblar o guardar bajo la cama o en el armario, estos balones (inflados) ocupan mucho espacio y suelen ser una opción engorrosa. Pero si el volumen no es problema en casa, son una herramienta ideal para hacer abdominales en varias de sus formas, pues el cuerpo debe no solo hacer el ejercicio sino también mantener el equilibrio y una correcta posición, logrando reducir grasa en menos tiempo.

  • Bandas elásticas:

Sus usos son variados: aplican para estirarlas con los brazos mientras las pisamos, haciendo que el cuerpo venza la resistencia de las mismas y se tonifiquen los músculos en cuestión. Su gran ventaja: no ocupan espacio.

  • Bicicleta estática:

Tornea las pantorrillas y muslos, eliminando el exceso de grasa. Se puede escoger el nivel de resistencia y aumentarlo gradualmente, y ofrece el beneficio de que no hay que lidiar con el tráfico en la calle.

  • Cuerda:

Saltar con ayuda de la cuerda tonifica el cuerpo en general y la resistencia de las piernas, esculpiéndolas. Se puede hacer con ambas extremidades a la vez, en principio, y conforme el cuerpo adquiera destreza, es posible intercalar los saltos entre una pierna y la otra. Sin embargo, si hay antecedentes de lesiones en los tobillos o piernas, es mejor consultar antes con el médico.