Cómo ubicar un hospedaje cercano a tu universidad




La parte más difícil de llegar a una nueva universidad como alumno foráneo es, sin duda, encontrar un lugar bueno, bonito y barato para vivir.

Addi Gutiérrez

No importa la carrera que elijas, siempre vas a necesitar estar cerca de la escuela para aprovechar al máximo tu tiempo.

Primero tienes que conocer tus opciones, pues existen universidades que ofrecen hospedaje. Compara los precios, servicios y comodidad de éstas con la renta en alguna casa de huéspedes o departamento. Para ayudarte a decidir, considera los problemas más frecuentes con los cuales se llega a topar un estudiante foráneo: 

• Costos de renta elevados. No siempre es el caso, pero muchas veces los arrendadores se aprovechan de la cercanía de sus propiedades a la universidad y elevan los costos de la renta.
• Aval para contrato de arrendatario. En la mayoría de los lugares, principalmente en las ciudades grandes, es necesario contar con un aval. Si no lo tienes, puedes llegar a un acuerdo con tu arrendador pagando una fianza y firmando una carta compromiso.
• Contratación de servicios (agua, luz, teléfono, gas). La dificultad de este punto radica en que es complicado que un estudiante foráneo cuente con papeles para hacer este tipo de trámites.

• Suministro de servicios (en el caso de las pensiones). Muchas veces las pensiones te aseguran que jamás te faltará agua, luz y gas, pero en algunos casos se trata de una utopía bastante alejada de la realidad.
• Horarios de entrada y salida (también en el caso de las pensiones). Es común que en muchas pensiones, sobre todo en las de mujeres, te condicionen la hora de entrada, así que cuando tienes que llegar tarde por alguna razón, eso se vuelve un problema.
• Cercanía con el plantel. Es muy raro que no encuentres lugares para rentar cerca de la universidad, pero se da el caso. También sucede que existen lugares, pero no se adaptan a tus necesidades de espacio.
• Cercanía con los servicios. No siempre podrás encontrar cerca un supermercado o una tienda de materiales para tus tareas.
• Seguridad en la zona. No importa de qué ciudad se trate, en todos los casos existen zonas más peligrosas que otras para vivir. Debido a que es común que los estudiantes lleven consigo aparatos electrónicos a la universidad, los ladrones aprovechan para cometer sus fechorías.
• Dónde comer saludable/económico. Ésta es una de las partes más difíciles. Pasa que puedes encontrar un lugar económico, pero la comida no es buena, o viceversa.
• Hospedaje condicionado por género. “Se renta cuarto exclusivo para señorita/hombre”. Algunas personas todavía ven con recelo la sana convivencia mixta.
• ¿Dónde lavar la ropa? Sí, una acción tan sencilla como lavar tu ropa puede volverse un problema si no hay cerca un lugar para hacerlo y no cuentas con un lavadero/lavadora en el lugar que rentas.
• Estacionamiento (en caso de tener automóvil). Es probable que te toque dejar el auto en la calle, donde corre peligro.

A continuación te presentamos ciertos puntos que debes tomar en cuenta para que tu paso por la universidad sea una experiencia agradable:
• Distancia casa-escuela. Más que lujo, se trata de calidad de vida. Elegir un lugar cercano te permitirá ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo. Hay ciudades en las que “la oferta de vivienda para estudiantes es amplia y variada: tienen pensiones, familias que reciben estudiantes, casas y departamentos en renta, residencias estudiantiles y cuartos de alquiler, entre otros”, comenta el arquitecto Francisco Bulos, director de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Anáhuac campus Querétaro.
• Tiempo de traslado. En la medida de lo posible, trata de no vivir a más de 30 o 40 minutos de distancia entre ambos puntos. Esto te facilitará la vida de una manera exponencial. “Hay universidades en zonas céntricas y bien conectadas en las que no importa tanto dónde vivas, siempre y cuando haya buenos servicios de transporte a tu alcance”, señala el arquitecto Bulos, “pero también hay universidades lejanas en donde vivir cerca es imperativo, pues significa menos tiempo y menos costo para llegar a ellas”.
• Servicios. Busca, dependiendo de tus necesidades y estilo de vida, los servicios que te convengan, desde una lavandería hasta un gimnasio, por ejemplo.
• Zonas de comida. La mayoría de los estudiantes no cocina y su dieta consiste en alimentos enlatados, envasados, congelados o de la calle. Trata de comer saludablemente; busca lugares donde te preparen al menos el desayuno y la comida al momento y con ingredientes frescos.
• Comercios. Dependiendo de tu carrera, ubica los comercios que necesitarás y busca un punto céntrico.
• Transporte público. Quizá tengas que viajar en transporte público o en el autobús de la escuela. Cerciórate de los horarios, precios y rutas para no tener ningún contratiempo.
• Medios de transporte alternativos. Si tienes oportunidad, elige un lugar para vivir que te permita llegar a la universidad en medios de transporte como la bicicleta. Con esto podrás ahorrar en gasolina o pasajes.
• Estacionamiento. Es recomendable que, aunque la zona sea segura, busques un lugar dónde guardar tu automóvil, motocicleta o bicicleta.
• Zonas de recreación. Por último, pero no menos importante, no olvides que la mejor parte de la universidad es lo mucho que te puedes divertir en tu paso por ella. Localiza lugares donde puedas distraerte de vez en cuando, como teatros, cines, boliches, cafés, parques, centros comerciales o canchas para practicar algún deporte.

Como ves, hay muchos puntos por considerar, pero si le dedicas un poco de tiempo y esfuerzo podrás encontrar un lugar adecuado que te permita disfrutar de tu travesía por la universidad.