Para desperdiciar menos




Estudiantes politécnicos optimizan el agua de la regadera

Kika Villagra


Una persona gasta 200 litros de agua en un regaderazo de 10 minutos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Buscando una manera de ahorrar este líquido, estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron un sistema de baño automatizado que solo despacha 70 litros de agua.


Save Water está pensado para instalarse en cualquier regadera, donde un sensor detecta a la persona que va a bañarse, y en ese momento empieza a circular el agua. Una vez que está caliente es liberada, con el objetivo de no desperdiciarla al esperar que se temple.


Para fines de concientización, José Carlos Castro Pérez, Jonathan Iván Huerta Hurtado, Luis Jesús Sánchez Velasco y José Manuel Morales Suárez, del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 3 “Estanislao Ramírez Ruíz”, instalaron en su sistema una pantalla LCD que indica la cantidad de litros que consume el usuario.


Los creadores explicaron que su proyecto pretende ahorrar la mayor cantidad de agua posible, por lo que también acoplaron un sistema de reutilización de aguas grises, es decir, que el líquido que sobra al terminar la ducha alimenta la caja del WC.


Para la implantación de este sistema, los politécnicos explicaron que sería más fácil realizar la instalación al momento de construir las viviendas, pero que también puede ser adaptado a los baños de hogares ya establecidos.


Huerta explicó que para la elaboración del sistema utilizaron las tuberías de CPVC, un caudalimetro o sensor de flujo de agua, una bomba hidráulica, microcontroladores, electroválvulas, cemento para CPVC, mangueras, componentes electrónicos, válvulas de paso, placas fenólicas, cables relevadores y una bomba sumergible.