Lo bueno y lo malo de las redes sociales




Son una herramienta de gran utilidad si las sabes aprovechar, pero un mal uso de ellas puede generarte muchos problemas.

Karina Rodríguez Chiw

Lo bueno y lo malo de las redes sociales
Son una herramienta de gran utilidad si las sabes aprovechar, pero un mal uso de ellas puede generarte muchos problemas. Conócelas y decide cómo utilizarlas para tu beneficio.

Una definición diferente
En las redes sociales el término "amigo" tiene un significado muy diferente al que tradicionalmente conocemos en la vida real. Un "amigo" es aquel a quien se acepta en la lista de contactos o se invita a formar parte de ésta a través de una invitación enviada por un mensaje. El número de "amigos" crece poco a poco conforme se añaden a través de invitaciones directas o de las que los amigos ya existentes en la lista envían a sus propios contactos o a los amigos de éstos, creando así nuevos enlaces y amistades para ampliar la red.

¿Lo sabías?
El crecimiento de las redes sociales en los últimos años surgió a partir de la aparición de la llamada Web 2.0. Ésta propuso un nuevo uso de Internet a partir del año 2000, ya que, además de la búsqueda de información, permite la producción e intercambio de contenidos generados por y entre los usuarios.


Tómalo en cuenta...
Existe la creencia de que los adolescentes y jóvenes de esta época, al ser nativos digitales porque nacieron en la era de las nuevas tecnologías e Internet, cuentan de manera innata con una especie de experiencia o conocimiento del uso de las redes sociales. "Eso es una mentira; saben manejar las teclas y los nuevos dispositivos, y manipulan muy bien un smartphone, pero eso no quiere decir que tengan la capacidad para poder hacer un uso óptimo, eficiente y adecuado de estas nuevas tecnologías de la información", advierte el doctor José Luis López Aguirre, profesor investigador de la Universidad Panamericana.

Tú decides
El uso bueno o malo de las redes sociales dependerá de la persona que las utilice y de cómo lo haga, ya sea "para entretenerse, socializar, buscar contactos, buscar información especializada sobre un tema para armar un reportaje, o para perder el tiempo y/o molestar o bullear a otros usuarios", advierte el doctor López Aguirre. A final de cuentas, señala, quien tenga mayor criterio o una mejor formación y madurez podrá hacer un uso más adecuado y eficiente de éstas. Lo malo es que, generalmente, "los usuarios jóvenes no conciben el alcance del potencial que tienen las redes sociales para poder beneficiarse en diferentes aspectos", opina el doctor López Aguirre. Por todo esto, desperdician muchas horas únicamente socializando.